Aumentar el consumo de vegetales y de productos frescos y de proximidad

Aumentar la proporción y variedad de vegetales de nuestra dieta reduce la necesidad de ingesta de carne y pescado, mejora el bienestar físico y mental, disminuye la agresividad, y nos hace sentirnos mejor con nosotros mismos al saber que estamos contribuyendo al bienestar animal, a cuidar nuestro entorno y a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. En efecto, una dieta vegetariana  o vegana genera menos CO2 y metano, menos deforestación y consume muchos menos recursos naturales que una dieta omnívora.  Por otro lado, los alimentos frescos ncesitan diez veces menos energía que la comida congelada. Y si son de proximidad este ahorro se incrementa al reducirse la energía y las emisiones del transporte. Actualmente en muchas ciudades de España hay mercados de productos ecológicos de proximidad.

No hay comentarios: