Compensar la huella de carbono

La huella del carbono es la totalidad de gases de efecto invernadero generados directa o indirectamente por un individuo, organización, evento o producto. A nivel individual, la huella del carbono sería la cantidad de CO2 que se han emitido a la atmósfera en la producción, utilización y final de vida de todos los bienes y servicios (comida, calzado, vestido, transporte, educación…)  de los que disfruta una persona en su día a día. El cálculo y la compensación de la huella de carbono es una práctica conocida en el mundo empresarial, no tanto a nivel particular.

Existen "calculadoras" que permiten calcular grosso modo cuál es nuestra huella del carbono individual, tanto en general como en algún aspecto particular (alimentación, comida, vivienda, etc.). Esta calculadora y esta otra permiten saber la huella del carbono totales de un individuo. Hay que tener en cuenta la complejidad estadística de realizar un cálculo semejante. Por ello puede ocurrir que salgan resultados dispares a partir de ambas calculadoras. En tal caso,  podemos hacer la media de ambas cifras y considerar el resultado como  nuestra huella del carbono. De lo que se trata no es de conseguir una medición exacta sino aproximada y, sobre todo, de adquirir conciencia de las consecuencias en el entorno de nuestro estilo de vida.

Una vez calculado el tamaño de la huella del carbono, es posible reducir y compensar las emisiones, a través de diferentes entidades, públicas o privadas. Existen organizaciones que compensan las emisiones de carbono de empresas e individuos, mediante proyectos de reforestación, de energías renovables, eficiencia energética, tratamiento de residuos, conservación y prevención de la deforestación o mejora de prácticas agrícolas. La iniciativa más conocida en España es CeroCO2 promovida por la fundación Ecología y Desarrollo.

No hay comentarios: