Pasear en la naturaleza


Lo que ocurre con el clima y con el medio ambiente es, en última instancia, resultado de nuestra desconexión progresiva a lo largo de los siglos de nuestro entorno natural. Sin embargo, por mucha cultura que hayamos desarrollado, los homo sapiens seguimos siendo esencialmente animales, y como tales formamos parte de un entono natural, con el que necesitamos contacto. Por ello la mayoría de las personas sentimos una íntima sensación de bienestar y de expansión cuando salimos de la ciudad y caminamos en la naturaleza.

Aumentar el contacto con nuestro ecosistema, paseando por el monte o por la playa, además de hacernos sentir más plenos y expandidos, nos hace valorar y querer nuestro entorno natural, nos vincula a él como a una parte esencial de nosotros mismos. Nos da fuerza y nos hace desear cuidarlo y protegerlo de nuestra acción depredadora.

No hay comentarios: